Bloggingordenador

Llámemosla entradilla, cebo, gancho, arranque, lead, primer párrafo o como más nos guste. Pero lo cierto es que todos los artículos de blog tienen que empezar por algún sitio. Y dependiendo de por dónde empiecen, muy probablemente podremos saber dónde acaban. Para escribir la entradilla de un artículo de blog, debemos tener en cuenta que ahí se decide prácticamente todo.

Si no logramos captar la atención del usuario, es muy posible que acabe yéndose a otra parte.

En un artículo anterior te hablamos ya de algunos consejos para escribir títulos atractivos en un artículo de blog.

Y también te hablamos de la importancia de escribir con empatía, algo que se debe reflejar tanto en el tono como el enfoque del artículo.

Hoy hablaremos de cómo escribir el primer párrafo de un post, qué opciones tenemos, cómo podemos darle ese toque especial que lo haga irresistible.

¿Cuál es la función de una entradilla?

He visto entradillas de una sola línea, y de 7 u 8, por ahí escritas. Lo cierto es que no hay una fórmula rigurosa por la que podamos guiarnos. Lo importante no es el tamaño, sino el objetivo. Cada entradilla es un mundo.

Puede que quieras crear intriga, hacer una pregunta al lector para invitarle a la reflexión, hacer un resumen de lo que se va a encontrar en el post. Tiene mucho que ver con el enfoque.

Las entradillas pueden ser mejores y peores. Pero no todas son igual de atractivas, ni captarán tanto la atención del lector. Escribir una entradilla con éxito dependerá, en gran parte, de tus habilidades literarias, de que estés inspirado, de que hayas logrado de intimar al máximo con el propósito del artículo.

No obstante, te voy a dar algunas sugerencias por si quieres conocer algunos tipos de entradillas que puedes utilizar. No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

8 tipos de entradillas que puedes utilizar (si quieres)

Entradilla

Esta clasificación que voy a hacer aquí no pretende ser académica, ni periodística, ni parte de un riguroso estudio de miles y miles de post. Nace únicamente de mi experiencia, de los posts que he leído y los posts que he escrito. Y creo que te será muy útil en esos momentos en los que intentas arrancar un artículo y no sabes muy bien por dónde.

1. Entradilla didáctica

Supongamos que has utilizado en el título del artículo alguna palabra o herramienta un tanto compleja. La conocen los entendidos, pero no todo el mundo tiene muy claro qué es. Aunque sí es importante para el tipo de público al que te diriges.

En ese caso, es importante utilizar la palabra clave en el título, aunque sea un concepto complejo. Pero el artículo no debería avanzar mucho sin explicarle al lector en qué consiste.

Por ejemplo, el título podría ser: “Por qué tu PYME necesita un CRM”. Y es un post que va dirigido a empresarios de pequeñas empresas. Habrá empresarios que sí que sepan lo que es un CRM, pero muchos no lo saben. Y no tiene mucho sentido hablarles repetidamente sobre unas siglas que no saben ni lo que significan. Habrá que aclarar el concepto.

Aunque, eso sí, el objetivo del post no es explicar “qué es un CRM”, no puede quedarse en la mera definición. Es ahondar en el valor de este tipo de software para la PYME y dar razones sólidas para integrarlo en una pequeña empresa.

Podemos externos más o menos en la definición, pero no hay que quedarse ahí. Debemos explicar qué es un CRM, pero teniendo claro que el grueso principal del artículo no es el “qué”, sino el “por qué”.

Un ejemplo de este tipo de entradilla lo tienes en mi post “Qué nos dice Google Search Console sobre el SEO de tu web”.

2. Entradilla resumen

Vas a hablar de un montón de cosas en el post y no quieres que el lector se pierda por el camino. Ésta es la típica entradilla introducción, propia de un profesor que va a explicar un tema. Quieres que el usuario esté bien situado. En el primer párrafo, sabrá de qué trata el post y decidirá si quiere seguir leyendo o no. En apenas 10-15 segundos de lectura se lo dejas claro. Así, si no le interesa, no le haces perder el tiempo. Y si le interesa, le vas creando cierto gusanillo sobre lo que se va a encontrar.

Es un tipo de post que muy fácilmente puede integrarse en una serie. Hay post que empiezan, directamente, haciendo referencia a artículos anteriores y, a continuación, explican de qué van a hablar en éste.

Este tipo de entradilla la puedes ver en el post: “Cómo aumentar la velocidad de Prestashop en 7 puntos”.

3. Entradilla de contexto (en segunda persona)

No sabía muy bien cómo bautizar este tipo de entradilla, pero es una de las que más me gustan. Es aquella en la que empiezas hablándole al lector directamente en segunda persona, sobre su situación o contexto. Ahondas en el problema, en la necesidad del usuario. “Has llegado hasta aquí porque te pasa esto y lo otro y tal tal tal”.

Intentas hacer como un croquis, un retrato robot de tu lector y su problema fundamental.

Confieso que es un tipo de entradilla que, además de resultar muy empática con el lector, da pie a que puedas introducir las principales palabras clave de forma muy natural. Reúne dos piezas fundamentales de un buen artículo para Internet: está enfocado al lector, pero también para el SEO, para Google.

Lo uso bastante a menudo en el blog, por ejemplo en el post 10 razones para volver a escribir en tu blog cuando lo has abandonado.

4. Entradilla testimonio (en primera persona)

Es el tipo de entradilla en la que empiezas hablando en primera persona. Partes de una experiencia personal, una opinión, una anécdota… Y la utilizas como arranque para introducir el post.

Una de las principales ventajas de este tipo de arranque es que le das un toque personal a tu post, se muestra algo de la persona que hay detrás. Le da profundidad.

Recuerda que uno de los elementos fundamentales para fortalecer tu credibilidad como blogger es hablar de lo que tú eres, de lo que tú haces. Cuando hablas de cosas que conoces, el lector tiende a confiar mucho más en ti porque sabes de lo que hablas. Conoces su problema. Hablas desde el conocimiento de causa.

Es un estilo propio de consultores, expertos, freelance, conferenciantes… Es de los que más impacto causan, en mi opinión.

Por ejemplo, una entradilla que parte de una anécdota personal es la que encabeza el artículo “Algunas lecciones que los freelance podemos aprender de los dentistas”, de Roger García.

5. Entradilla de conflicto o contradicción

Son las entradillas más comunes cuando vas a hacer un artículo sobre un problema de fondo. Hay una aparente contradicción, conflicto, paradoja entre lo que se hace, se cree o se piensa y lo que se debería hacer, creer o pensar. Utilizamos frases como:

  • “Muchas personas creen que…. Sin embargo,…”.
  • “A pesar de que…, lo cierto es que…”.
  • “La mayoría de la gente hace esto… No obstante, muchos ignoran que…”.

Es muy común en los artículos de blogs de empresa, donde se trata de ofrecer la solución a un problema. Se empieza hablando de un “mito”, “falsa creencia” o “mal hábito” y se expone la realidad desde el punto de vista profesional.

Por ejemplo, en la entrada “Claves para redactar una página “quiénes somos” ideal para tu empresa” tiene una entradilla de este tipo.

6. Entradilla de preguntas

Consiste básicamente en arrancar el artículo haciendo al lector un montón de preguntas. “¿Cómo hacer para que…? ¿Y qué pasaría si…? ¿Existe alguna manera de…?”. Este tipo de entrada es muy parecida a la n.º 3. Tratas de reflejar los sentimientos de duda e incertidumbre que hay en estos momentos en la mente del usuario que ha llegado hasta tu post.

Se puede hilar muy fácilmente con un resumen en el que dejes claro que a lo largo del post le vas a dar la respuesta a esas preguntas. Hay que tener cuidado, por supuesto, de no responderlas en la misma entradilla. De hacerlo, se volvería innecesario leer el resto del artículo. Este post de Frank Scipion sería un clásico ejemplo de entradilla de preguntas.

7. Entradilla de apelación al lector

Es la entrada en la que hablas sobre un lector u otro blogger con el que has estado compartiendo e-mails, te escribió un comentario, o te lanzó alguna pregunta a través de las redes sociales. Estás dando el protagonismo a los lectores. Muestras que no simplemente hablas de lo que tú quieres, sino de las dudas que te trasladan a través de diferentes medios.

Se pueden emplear frases como:

  • “Un lector de este blog me ha dicho que…”.
  • “El otro día me mandaron un e-mail en el que me contaban que…”

Gracias a este tipo de entradillas, consigues que la persona que te ha escrito pueda saber que le citas. Al contrario de lo que pasaría si lo citas por en medio del texto, donde puede pasarle inadvertido si no lee el artículo entero. Conviene, si es posible, poner un enlace al blogger o Twitter de la persona con la que interactúas. También vale la cita anónima, cuando el tema es muy personal y quieres apelar al lector, pero sin que todo el mundo se entere de quién es.

Un blog que utiliza mucho este tipo de entradilla es El blog del inglés, de Mónica. Aquí puedes ver un ejemplo.

8. Entradilla literaria

Son aquellas entradillas en las que intentas maravillar al lector. Ricas en adjetivos, tratas de reflejar la belleza de una situación, una experiencia, un lugar. Se utilizan mucho en los blogs de turismo o de decoración. Su carácter literario y estilo ingenioso pueden provocar que el lector se anime a continuar leyendo.

Por supuesto, este tipo de entradilla no siempre gusta a todo el mundo. Y no todo el mundo tiene paciencia para leer un artículo de ese aire. Pero depende de tu capacidad para conectar con el lector si usas un estilo ameno y atractivo.

****

Reconozco que no siempre sigo un tipo de entradilla específico. Creo que cada cual tiene sus propias costumbres a la hora de escribir o plantear un tema. Sin embargo, que puede resultar una buena guía si te preguntas cómo escribir el primer párrafo de tus artículos. Lo importante sería que no fueran siempre iguales y fuéramos conscientes de nuestros propios “latiguillos” para no repetirlos.

Sé que hay muchos tipos de entradillas más, aunque no los he reseñado. Lo bueno de Internet es que nos da cientos de combinaciones para arrancar nuestros artículos como queramos.

¿Qué tipo de entradillas sueles hacer en los artículos de tu blog? ¿Con cuál te sientes más identificado? Escucho tus comentarios.